El primer año de Beam Demo ofrece datos valiosos sobre hábitats ampliables

A mitad de camino en su prevista demostración de dos años adjunta a la Estación Espacial Internacional, el módulo de actividad expandible de Bigelow, o Beam, está mostrando que los materiales blandos pueden llevar a cabo su cometido, así como materiales rígidos para los volúmenes de vivienda en el espacio. El haz fue lanzado y conectado a la estación a través de una asociación entre la división de sistemas avanzados de exploración de la NASA (AES) y Bigelow Aerospace, con sede en North Las Vegas, Nevada.

La NASA y Bigelow están evaluando principalmente las características directamente relacionadas con la capacidad del módulo para proteger a los humanos del ambiente áspero del espacio. Los astronautas de la estación trabajan con investigadores en el terreno para monitorear la integridad estructural del módulo, la estabilidad térmica y la resistencia a los desechos espaciales, la radiación y el crecimiento microbiano.

Investigadores del centro de investigación Langley de la NASA en Hampton, Virginia, analizan continuamente los datos de los sensores internos diseñados para monitorear y localizar impactos externos por escombros orbitales, y, como se esperaba, han registrado algunos impactos probables de escombros Micro meteoritos hasta ahora. El haz ha sido diseñado para evitar la penetración de desechos con múltiples capas protectoras externas que exceden los requisitos de blindaje de la Estación Espacial.

Los astronautas a bordo de la Estación Espacial 3-d imprimieron un escudo para cubrir uno de los dos monitores de ambiente de radiación dentro de la viga. El protector, la forma hemisférica blanca en el centro de la fotografía, se muestra arriba dentro del módulo de la viga. En los próximos meses, la tripulación imprimirá escudos sucesivos más gruesos para determinar la efectividad de blindaje en la obstrucción de la radiación.
Créditos: NASA

Durante los próximos meses, la NASA y Bigelow se enfocarán en medir la dosis de radiación dentro del haz. Usando dos monitores de ambiente de radiación activa (REM) dentro del módulo, los investigadores del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston pueden tomar mediciones en tiempo real de los niveles de radiación. Han encontrado que las tasas de dosis de radiación cósmica Galáctica (GCR) dentro de la viga son similares a otros módulos de la estación espacial, y continúan analizando las contribuciones a la dosis diaria de los cinturones de radiación atrapados de la Tierra para comprender mejor las propiedades de blindaje del módulo para la aplicación a las misiones a largo plazo. La estación espacial y la viga gozan de una cantidad significativa de protección contra la magnetosfera de la Tierra. Las futuras misiones de espacio profundo estarán mucho más expuestas a las partículas de radiación energizadas que se aceleran a través del sistema solar, por lo que la NASA está trabajando activamente en formas de mitigar los efectos de los eventos de radiación.

A finales de abril, los investigadores de radiación de la NASA en Johnson comenzaron un experimento de radiación de haz de varios meses mediante la instalación de un escudo de .04 pulgadas (1,1 mm) de espesor en uno de los dos sensores REM en la viga. El equipo de la estación produjo un protector hemisférico usando la impresora 3D en la estación espacial, y en los próximos meses este primer escudo será sustituido por dos escudos sucesivamente más gruesos, también 3-d impresos, con espesores de aproximadamente 13µ pulgadas (3,3 mm) y .4 pulgadas (10 mm), respectivamente. La diferencia en las mediciones de los dos REMS — uno con un escudo y otro sin — ayudará a resolver mejor los espectros energéticos de las partículas de radiación atrapadas, particularmente las que provienen de la anomalía del Atlántico Sur.

Los tripulantes de la estación espacial han entrado en el haz nueve veces desde su expansión en mayo de 2016. Además de las actividades del experimento de blindaje REM, la tripulación ha cambiado las placas de radiación pasivas llamadas monitores de área de radiación y rutinariamente recolectan muestras de aire y superficie microbianas. Estas insignias y muestras se envían de nuevo a la Tierra para el análisis microbiano y de la radiación estándar en Johnson.

La demostración de tecnología Beam está ayudando a la NASA a avanzar y aprender sobre la tecnología de hábitat espacial expandible en órbita baja para la aplicación hacia futuras misiones de exploración humana. La alianza entre la NASA y Bigelow apoya el objetivo de la NASA de desarrollar un hábitat de espacio profundo para las misiones humanas más allá de la órbita terrestre, al tiempo que fomenta las capacidades comerciales para aplicaciones no gubernamentales.

Last Updated: May 28, 2017
Editor: Erin Mahoney

Traducción: El Quelonio Volador


Entradas populares de este blog

Tormenta Solar 17 de agosto 2017: Atentos se actualiza 22 hs Argentina...

Tormenta Solar 10 de agosto 2017: Atentos...

Comportamientos de la ondas