NASA descubre un nuevo modo de pérdida de hielo en Groenlandia


Glaciar de la Pista en Groenlandia occidental, con un centro visible del lago de aguanieve. Fotografía: NASA/OIB

Un nuevo estudio de la NASA encuentra que durante los veranos más calurosos de Groenlandia en el registro, 2010 y 2012, el hielo en el Glaciar de la Pista en la costa oeste de la isla no sólo se derritió más rápido de lo habitual, se deslizó a través del interior del glaciar en una ola gigantesca, como un pop congelador caliente deslizándose fuera de su carcasa de plástico. La ola persistió durante cuatro meses, y el hielo de aguas arriba seguía bajando para reemplazar la masa que faltaba durante al menos cuatro meses más.

Este largo pulso de pérdida masiva, llamado una ola solitaria, es un nuevo descubrimiento que puede aumentar el potencial de pérdida sostenida de hielo en Groenlandia a medida que el clima continúa calentando, con implicaciones para la tasa futura de aumento del nivel del mar.

El estudio realizado por tres científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, fue el primero en rastrear con precisión la pérdida de masa de un glaciar al derretir el hielo utilizando el movimiento horizontal de un sensor GPS. Utilizaron datos de un solo sensor en la red GPS de Groenlandia (Gnet), localizados en la roca junto al Glaciar de la Pista. Un artículo sobre la investigación se publica en línea en las cartas de investigación geofísica de la revista.

La pista de patinaje es uno de los principales puntos de desagüe de Groenlandia al océano, drenando alrededor de 11.000.000.000 toneladas (gigatoneladas) de hielo por año en los años 2000 tempranos--áspero el peso de los edificios del estado del Imperio 30.000. En el verano intensamente caliente de 2012, sin embargo, perdió un adicional 6,7 gigatoneladas de masa en la forma de una onda solitaria.

Los procesos de fusión previamente observados no pueden explicar tanta pérdida masiva.

La ola se movió a través del glaciar que fluía durante los meses de junio a septiembre a una velocidad de alrededor de 2,5 millas (4 kilómetros) al mes durante los primeros tres meses, aumentando a 7,5 millas (12 kilómetros) durante septiembre. La cantidad de masa en movimiento fue de 1,7 gigatoneladas, más o menos alrededor de la mitad de uno ", por mes. El glaciar de la pista de patinaje típicamente fluye a una velocidad de una milla o dos (algunos kilómetros) al año.

La ola no pudo haber sido detectada por los métodos habituales de monitoreo de la pérdida de hielo de Groenlandia, como medir el adelgazamiento de los glaciares con el radar aerotransportado. "usted podría literalmente estar de pie allí y no vería ninguna indicación de la ola", dijo el científico de JPL Eric Larour, un coautor del nuevo documento. "usted no vería las grietas u otras características superficiales únicas."

Los investigadores vieron el mismo patrón de ondas en los datos GPS para 2010, el segundo verano más caluroso en el disco en Groenlandia. Aunque no cuantificaron el tamaño exacto y la velocidad de la onda 2010, los patrones del movimiento en los datos del GPS indican que debe haber sido más pequeño que la onda 2012 pero similar en velocidad.

"sabemos con certeza que el mecanismo desencadenante fue el derretimiento de la superficie de la nieve y el hielo, pero no comprendemos completamente el complejo conjunto de procesos que generan ondas solitarias", dijo el científico de JPL Surendra Adhikari, quien lideró el estudio.
Durante los dos veranos en que se produjeron olas solitarias, la superficie nieve y el hielo de la enorme cuenca del interior de Groenlandia detrás del glaciar de la pista, sostenían más agua que nunca.

En 2012, más del 95 por ciento de la superficie de nieve y hielo se estaba derritiendo. El aguanieve puede crear lagos y ríos temporales que rápidamente drenan a través del hielo y fluyen hacia el océano. "el agua, aguas arriba probablemente tuvo que tallar nuevos canales para drenar", explicó el coautor Erik Ivins de JPL. "era probable que fuera lento e ineficiente." Una vez que el agua había formado caminos a la base del glaciar, la ola de pérdida intensa comenzó.

Los científicos teorizan que los procesos previamente conocidos combinados para hacer la masa se mueven tan rápidamente. El enorme volumen de agua lubricaba la base del glaciar, lo que le permitía moverse más rápidamente, y suavizaba los márgenes laterales donde el glaciar que fluía se topaba con rocas o hielo estacionario. Estos cambios permitieron que el hielo se deslizara río abajo tan rápido que el hielo más allá del interior no podía seguir el ritmo.

El glaciar ganó la masa a partir de octubre a enero mientras que el hielo continuó avanzando río abajo para substituir la masa perdida. "este transporte sistemático de hielo en otoño a pleno invierno no había sido reconocido previamente", enfatizó Adhikari.

"la fusión intensa como la que vimos en 2010 y 2012 es sin precedentes, pero representa el tipo de comportamiento que podríamos esperar en el futuro en un clima cálido", agregó Ivins. "estamos viendo un sistema en evolución".

La costa de Groenlandia está salpicada de más de 50 estaciones Gnet montadas en la roca para rastrear los cambios por debajo de la superficie de la tierra. La red fue instalada como un esfuerzo colaborativo de la Fundación Nacional de ciencia de Estados Unidos y socios internacionales en Dinamarca y Luxemburgo. Los investigadores utilizan los movimientos verticales de estas estaciones para observar cómo la placa tectónica norteamericana está rebotando de su pesada carga de hielo de la última edad de hielo. Adhikari, Ivins y Larour fueron los primeros en explorar cuantitativamente la idea de que, bajo las circunstancias correctas, los movimientos horizontales podían revelar cómo la masa de hielo estaba cambiando también.

"lo que hace que nuestro trabajo sea emocionante es que esencialmente estamos identificando una nueva y robusta técnica observacional para monitorear los procesos de flujo de hielo en escalas de tiempo estacionales o más cortas", dijo Adhikari. Las observaciones satelitales existentes no ofrecen suficiente resolución temporal o espacial para hacer esto.

Las estaciones de Gnet no están actualmente siendo mantenidas por ninguna agencia. Los científicos del JPL primero avistaron el comportamiento inusual del glaciar de la pista mientras que examinaban si había cualesquiera razones científicas de mantener la red.

"chico, ¿encontramos uno?", dijo Ivins.

Alan Buis
Jet Propulsion Laboratory, Pasadena, California
818-354-0474
Alan.Buis@jpl.nasa.gov

Written by Carol Rasmussen
NASA Earth Science News Team

Traducción: El Quelonio Volador

Entradas populares de este blog

Tormenta Solar 17 de agosto 2017: Atentos se actualiza 22 hs Argentina...

Tormenta Solar 10 de agosto 2017: Atentos...

Comportamientos de la ondas